La maldita tolerancia

El pulso decembrino de una compleja urbanidad como la Ciudad de México tiene una obvia constante: los centros comerciales están siempre llenos, pero al pasar Noche Buena y Navidad el flujo de ‘compradores de pánico’ se reduce y por eso me decidí a visitar uno de estos sitios: Parque Delta -sí, ese que hasta el año 2000 recibió juegos de béisbol y hoy alberga tres niveles de tiendas, un supermercado y un cine-.

Entré al estacionamiento: había más tráfico que en las calles y concluí “si no encuentro dónde dejar el auto en 10 minutos, salgo de aquí”. En el teléfono puse el counter: 10 mins. ¡Listo! Para facilitar esta ardua búsqueda, en algunos centros comerciales, como Parque Delta, hay luces sobre cada lugar de aparcamiento: roja si está ocupado, verde si está libre; desde lejos sabrás a dónde ir. Tras un montón de brillitos rojos ¡una verde!, me acerco y oh error: estaba ocupado y así se repitió la situación, hasta que sonó la alerta: pasaron los 10 minutos.

Fui a la salida y conmigo una hilera de autos. Inserté el boleto en esa maquinita mágica que aprueba o prohíbe el ascenso de la pluma para ceder el paso a los automovilistas y la sorpresa: “Boleto no pagado”, me escribe la maquinita mágica. “¿Pero cómo, si no he podido ni estar en este sitio?, Si sólo he dado vueltas aquí”. Ya saben: apreté el botoncito de la maquinita mágica: “No pasa mi boleto”, le digo. “Ahora enviamos a alguien”, me contesta la ingrata, que no me deja salir.

Muy rápido llegó una mujer a atender mi penosa situación -recuerden que una hilera de autos me acompañaba-.

Señorita, su boleto no está pagado

Pero ¿qué voy a pagar si no me puedo estacionar?

Para salir tiene que pagar, ya no tenemos tolerancia.

¿¡Qué!? Oiga aquí había tolerancia de 20 minutos. No me pueden cobrar por buscar lugar y no encontrarlo.

Pues sí, pero ya no y tiene que pagar.

¿Se da cuenta de este absurdo? Tengo diez minutos buscando dónde estacionarme, quiero salir, pero para lograrlo, tengo que pagar, pero para pagar ¡TENGO QUE ESTACIONARME!

No dijo nada más esa mala mujer, tan ingrata como la maquinita mágica, pero tuvo la disposición de pedirle a todos los autos que retrocedieran, para que saliera a vivir de nuevo mi penitencia automovilística. “Por favor, en reversa, que no pagó el estacionamiento (“…la muy bestia”, quería agregar ella, seguramente)”.

Y mientras iban hacia atrás, apagué el auto y me salí a decirle:

“¡No! ¡Corrija! No es que yo no haya pagado, es que es un absurdo y un abuso suyo quitarnos el derecho de la maldita tolerancia. No sólo nos quitan un derecho a un tiempo mínimo, además el personal que tienen en el estacionamiento no ayuda a encontrar sitios, ni cuida ningún auto si otro le pega; algunos sólo se limitan a mover una banderita y con ello, nos obligan a tener tolerancia con sus protocolos patéticos, al menos por este instante, ¿¡pero sabe qué!? ¡NO VUELVO MÁS!”

…bueno, eso le dije en mi mente, mientras yo también movía el auto en reversa, me dirigía hacia mi calvario y la maquinita mágica se burlaba de mi desdicha…Eso debí gritarle a la ingrata y mala mujer.

Ahora me acuerdo por qué no lo hice: ya era penosa mi situación, ¿se acuerdan que encabezaba una hilera de autos y me estaban esperando? Y luego la mala mujer me hace quedar como una idiota; de seguro en vez de apoyar mi indignación -que sin duda ha sido de ellos-, el resto de los conductores me habría atropellado y rematado mientras daba mi discurso.

Así que aquí me tienen: haciendo una catarsis por culpa de la maldita tolerancia extinta.

¿Díganme, les ha pasado?

Publicado por Katy Lopez

Katy López radica en la Ciudad de México. Desde 2001 es reportera y su fuente principal es la información deportiva. Actualmente trabaja en El Heraldo de México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: