Alegrías de oro

Ahí estaba, parado en el muelle. Salió de su embarcación y esperaba estoico. A ratos, Alonso desprendía palabras hacia su coequipero, Jhosimar. Ya se sabían clasificados a la siguiente ronda de su competencia y no se entendía su parsimonia en ese espacio; era un extracto, una escena de ‘Esperando a Godot’ ; no parecían esperar nada. Entonces llegó el motivo del aguardo: Autoridades del deporte nacional y también de la Ciudad de México.

Alonso.Ramirez2
Alonso Ramírez y Jhosimar Valenzuela (gorra), con autoridades, tras ganar su eliminatoria. FOTO: Comité Olímpico Mexicano.

El grupo de funcionarios visitó la rehabilitada Pista Olímpica de Remo y Canotaje ‘Virgilio Uribe’ y felicitó a la dupla que recién ganó su eliminatoria. Intercambiaron pocas palabras, pero todas –y como siempre– de información agradable: de esfuerzo por el país, de orgullo, de que hoy estamos mejor que antes. Ojalá hubiera tiempo de compartir un poco más, de conocer más realidades.

Hacía tiempo que yo no veía Alonso, hasta ese jueves. No pude saludarle, ni externarle mi duelo y mis oraciones por su tranquilidad, ante la dolorosa ausencia de su mamá.

Extraño platicar con él: de cómo va el remo, de cuál será la siguiente competencia, de cómo le fue en la anterior, de lesiones, de cronometrajes, de metas. Todo esto transcurría en la oficina, mientras ofrecía sutiles encantos para insípidos instantes: dulces tradicionales. Granolas, pepitorias, alegrías… de pronto estaba repleta de múltiples versiones de azúcar mexicana.

Así iba Alonso: ofreciendo felicidad en trocitos de amaranto pegados con miel.

Cuando lo veía entrar, pensaba ‘si eres mexicano, no puedes negarte a una alegría’. Es una adicción a la que vale la pena abrazarse. Su nombre invita a tener una; sus nutrientes a comerla y su hechura sólo puede evocar a su creador con sonrisa paciente al prepararlas. Así es Alonso, generalmente sonriente.

Tras la parsimoniosa espera de aquel jueves, el sábado, Alonso Ramírez ganó medalla de oro en el Festival Deportivo Panamericano de Remo (en el bote: dos pares de remos cortos, ligero, al lado de Jhosimar Valenzuela; cronometraron 6:37.26 mins.). Así, también clasificaron a esta embarcación a los Juegos Panamericanos de Toronto 2015.

Alegrías doradas regaló con esa victoria.

Todo ha valido la pena.

Alonso.Ramirez1
FOTO: Cortesía FDP.

Publicado por Katy Lopez

Katy López radica en la Ciudad de México. Desde 2001 es reportera y su fuente principal es la información deportiva. Actualmente trabaja en El Heraldo de México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: