CARLOS

CarlosLopez3

Katy López

La primavera de 2011 daba sus más radiantes pulsos cuando Carlos llevó toda su ilusión y su esfuerzo a Colombia para entrenar con la Selección Nacional de Ciclismo de Ruta. Se preparaba para competir en los Juegos Panamericanos de Guadalajara, Jalisco y aunque toda su disciplina y dedicación estaban en los entrenamientos, su corazón se quedó en México, con su pequeño hijo Cali.

Cali era un niño cuando le dijeron a sus padres que no llegaría a adulto; que, a causa de un asintomático, silencioso y letal tumor cerebral, Carlitos tendría una muerte encefálica; que en cualquier momento podría irse y así pasó: mientras Carlos entrenaba, allá tan lejos, Carlitos dio su último aliento el 4 de mayo de aquel año. Carlos suspendió todo, regresó a México y junto con su esposa Blanca, honraron los ocho años compartidos con su primogénito.

“Para mí es un honor tener un hijo tan bondadoso. Como mamá de un gran héroe, me siento feliz porque estuvo conmigo ocho añitos que fueron de enseñanza. Mi hijo, después de su partida, ha dado vida a más personas…perdón si hablo en presente, pero para mí, mi hijo no murió, está y estará conmigo hasta el fin de mis días”, comparte Blanca, quien junto con Carlos decidió donar los órganos de su hijo.

“Nos hace falta ser más conscientes con nuestros semejantes y fomentar la cultura de donación de órganos, somos egoístas y no pensamos que tenemos hijos y quizá en un momento necesitaremos de un héroe anónimo como mi Cali”, agrega ella, quien con su esposo se convirtieron en donadores voluntarios también.

Carlos estaba abatido entre el dolor y la añoranza. En su cabeza sólo giraba la frase que sus hijos Cali y el más pequeño, Erick Alexander, le gritaban en cada competencia: “¡Vamos papá tu puedes! ¡Eres nuestro héroe!”. Eso lo cambió todo. Carlos se preparó a conciencia y prometió a sus dos pequeños que unos meses después ganaría una medalla de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011.

Llegó octubre y con él, la competencia. Carlos llegó a la meta en Zapopan, Jalisco con el rostro lleno de sudor y llanto: aunque paró el reloj en 3:41.59 horas y fue el mejor mexicano, no alcanzó a cumplir la promesa y culminó en 7º sitio y a nadie en ese circuito le dolió más el resultado que al ciclista.

La vida de Carlos siguió rodando en bicicletas, entre carreteras conquistadas en su natal Tzomantepec, Tlaxcala, entre pedaleos que vieron ocasos y amaneceres, entre esfuerzos que tocaron la brisa fresca y el olor a flores recién nacidas en verano, o el vuelo seco de la hojarasca en el otoño.

Carlos era un adolescente cuando dejó la escuela para ayudar en los ingresos de una familia de 11 integrantes cuando un día vio en su pueblo el trazo competitivo de una vuelta ciclista y allí encontró el camino de su destino. Dedicó su vida al ciclismo. Compitió en vueltas por distintos países, se convirtió en un mentor de nuevos talentos y planeaba su retiro en 2019, pero esa última meta no la cumplió.

El 15 de diciembre de 2018, Carlos López González salió a rodar entre otro de muchos atardeceres otoñales que persiguió en su bicicleta, cuando fue arrollado en la carretera federal Apizaco-Huamantla, muy cerca del puente de Cocotla y falleció al instante por el severo traumatismo craneoencefálico que provocó el accidente.

No fue un tráiler, no fue una persona en estado de ebriedad, fue Adolfo Escobar Jardines, ex edil de Tlaxcala, quien manejaba una camioneta a exceso de velocidad, en compañía de su familia y así se llevó la vida de un ciclista, un padre, un esposo, un hermano, un ejemplo.

El 17 de enero de 2019, Carlos habría cumplido 38 años de edad y a Blanca, entre sollozos, sólo le resta un aliento para decir:

“De la manera más cruel me arrebataron a mi compañero de vida. Quisiera que no fuera cierto, pero los días pasan y él no regresa…ahora mis dos Carlitos están juntos”.

A una semana de su partida, el domingo 23 de diciembre, en Santa Ana Chiautempan, su natal Tlaxcala, realizaron un Paseo Ciclista Pacífico, en un llamado a la conciencia por el cuidado de los ciclistas, en memoria de Carlos López y en honor a todas las veces que rodo por ese asfalto, entre ocasos, amaneceres, sonrisas y sueños.

 

 

Publicado por Katy Lopez

Katy López radica en la Ciudad de México. Desde 2001 es reportera y su fuente principal es la información deportiva. Actualmente trabaja en El Heraldo de México.

3 comentarios sobre “CARLOS

  1. A veces , uno piensa si la vida es justa o injusta… pero lo que si está claro, es, que hay seres que dejan huella en la vida y personas como Carlos nos dejan una lección de vida. Que lindo homenaje …

    Me gusta

  2. Mi más sincero pésame a la familia… Nadie está preparado para la partida de un ser querido, aunque sabemos que eso es inevitable, duele la partida de alguien que luchó por ser quien fue y seguirá siendo… “Cuando naces lloras, y la gente ríe, vive de tal manera que cuando mueras rías, y la gente te llore” aunque no estába en sus planes, el se fue contento porque logro muchas cosas buenas para su vida, fue un excelente ser humano, sencillo humilde, tenaz, aguerrido, calidad de ser humano como él no lo encuentras a la vuelta de la esquina, hoy dejo un vacío en todos los que admiramos siempre a Carlos López… Q.D.E.P!!!

    Me gusta

  3. Carlitos es y será un gran ejemplo, siempre se le recordara así es la gente que deja huella uno busca explicaciones pero Dios necesita de estas grandes personas , y Dios se encargará de los que nos quedamos aquí, principalmente del horrendo briago que le quito la vida.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: