Ella, la misógina

@Katilunga

¿Cuánto hiere la violencia contra las mujeres? Desde el acoso hasta los feminicidios, el dolor nos une para recriminar a quienes las hieren, quienes suelen ser hombres, quienes son los verdugos que las invalidan, a ellas, las víctimas. Son muy dolorosas estas versiones de abuso, pero mucho antes de ellos, los verdugos, estamos nosotras, en una escala invisible de violencia de género sobre el propio género.

La observación no es un llano juicio. Es la consciencia de cómo existen estas conductas juzgarlo y así crear otras que corrijan lo que no beneficia.

Es una desafortunada forma de actuar entre muchas mujeres (no todas): el “pero” eterno ante algo bueno que descubren en otra mujer, la increíble capacidad de la mujer de ser misógina. ¡Sí!

Palabras como:

“Si es bonita, pero es muy tonta”.

“Tiene buen cuerpo, pero se viste muy mal”.

“Es buena en su trabajo, pero está amargada”.

Son algunos ejemplos de las frases que una mujer puede decir de otra -sin que la implicada esté presente, por cierto- para crear la primera línea de violencia, la que emana de sus palabras. ¿Para qué sirven esos comentarios? Sí sirven. Sirven para conocer la verdadera manera de ser de quien los expresa. Quien así habla, dice más de sí mismo, que los conceptos hacia quien juzga.

Pero además, si una mujer tiene subordinadas mujeres a quienes considera “superiores” a ella (más inteligentes, más eficientes o más bonitas), puede sentirse amenazada y afectar el trabajo de su propio equipo, por hacer quedar mal a esa que “la opaca”. Si una mujer ve a otra profesionista ejercer su trabajo de forma eficiente, buscará argumentos para desacreditar sus esfuerzos y su desarrollo laboral.

Hablo de casos que viví en el pasado, de los que ahora soy consciente porque hoy en mi vida laboral me siento en en igualdad de género con mi propio género. ¡Sí! Una ironía, un sinsentido muy real. Por vez primera no percibo esos conceptos en mi entorno muy por el contrario, estoy rodeada por mujeres de las que quiero estar más cerca para aprender, crecer y compartir; me alegra saber que cada día son más quienes se suman a esta forma de ser y hacer. Invitadas todas las que deseen cambiarlo.

El Universo posee tanta belleza, que la derrama tanto en el brillo de todas sus estrellas, como en todas las flores de la Tierra; con más razón, en todas las mujeres hay hermosura. Ninguna más ni menos que otra. Lo que nos hace iguales es que todas somos peculiarmente únicas; en todas reposa algo extraordinario, en todas hay algo maravilloso por detonar, día a día. El éxito y la felicidad abundan para todas…y todos también 🙂

Como en todos habita también algún defecto y una vez que las mujeres nos quitamos la venda de la misoginia de la consciencia, somos capaces de decir directo sus defectos a quien los tenga, con un objetivo constructivo, con el amor de hacerla crecer, de empoderarla y no permitirle sentirse víctima de nuestra lengua.

No dejamos que las hieran, pero antes, dejemos de herirnos nosotras.

Publicado por Katy Lopez

Katy López radica en la Ciudad de México. Desde 2001 es reportera y su fuente principal es la información deportiva. Actualmente trabaja en El Heraldo de México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: